1/9/07

Gazpacho andaluz




1. Receta y arreglo


Pelamos los tomates y le quitamos las semillas, medio pimiento verde sin semillas, un pepino sin la piel y un diente de ajo mas bien pequeño. Si utilizamos el mortero queda mas tradicional y está estupendo, pero los tiempos mandan y los robots de cocina ayudan una barbaridad. Pues bien ponemos todos los ingredientes en el recipiente que utilicemos y le añadimos aceite, vinagre y sal, al gusto de cada cual, vamos probando la textura y el sabor hasta que esté a nuestro mejor saber y entender. Podemos dejarlo un pelín mas liquido simplemente añadiéndole un poco de agua. Lo servimos acompañado de tropezones nadando en el gazpacho, como pueden ser cebolleta, pimiento rojo y verde, picatostes, pepino, huevo duro, tomatito o lo que cada uno tenga a mano o le apetezca mas.



2. Consejo


El mejor consejo que puedo dar para esta receta puede parecer una obviedad, pero es absolutamente necesario para el buen resultado de la misma: la verdura muy fresca. Hay quién aprovecha los tomates cuando ya están incomibles, el pepino cuando está medio regular, etc., éste es un plato con mayúsculas, y no para hacerlo con las sobras o con lo que esté a punto de ponerse malo. A mi me gusta muy frío, y tomarlo con cuchara, que no bebío.



3. Andaba yo con la cabeza en mis cosas...


Cuando me acordé de un gazpacho que se toma en el linde de las provincias de Almería, Granada y Murcia, también lo hacía mi Tia Anica que es de Los Filabres, pero bueno la zona originaria es mas o menos la Comarca de Baza y Huescar, y consiste en una sopa de agua muy fría con pepino, sal y mucho vinagre. También tenemos el gazpacho extremeño, a diferencia de otros se toma con los tomates y el pan troceados en lugar de machacados o batidos. O el gazpacho manchego que es un guiso de invierno con carne de caza, contundente, para comer despacio, mojando el estómago al tiempo, con vino suficiente y pa no ir a trabajar después.


Sin embargo, me he molestado un poco y he encontrado su origen etimológico que es + o - este: del árabe hispano gazpáčo, y este del griego γαζοφυλάκιον, cepillo de la iglesia o distintos templos, por alusión a la diversidad de su contenido, ya que en él se depositaban como limosna monedas, mendrugos y otros objetos.


El término actual se refiere justo al origen etimológico de la palabra, un recipiente en el que se echan distintos ingredientes, o sea que a través de los siglos los distintos pueblos que han habitado, en este caso, el sur de la Península Ibérica se han bastado por si mismos para nombrar aquello que les ha interesado de una forma lógica para comunicarse y entenderse.

No hay comentarios: