10/9/07

Salmorejo

Es este un plato que tiene su epicentro en Córdoba la Bella, sus variantes son múltiples al igual que sus acompañamientos. Aquí va una receta de un tocayo cordobés, que es la que yo practico en mi casa para deleite de mis papilas gustativas y de los acompañantes habituales en mis condumios. Se pone pan duro a remojar en agua con un poco de vinagre de vino, a ser posible de Jerez. Se van echando en el mortero o en la termomix, eso al gusto de cada cual, unas pocas almendras crudas y sin piel, el pan puesto a remojo, la cabeza de ajo mas pequeña que tengamos, aceite y sal al gusto y unos cuantos tomates sin piel ni semillas. Batimos o machacamos y vamos añadiendo pan hasta conseguir una textura sólida como pa comerla con cuchara. Se sirve acompañada de aceitunas negras y huevo duro. Parece sencillo verdad?, prometo que me ha llevado años dar con el punto adecuado de textura y sabor.
Para este plato el mejor consejo es también el mejor acompañante que puede llevar uno en esto de la cocina: La Paciencia.

1 comentario:

Verónica dijo...

Este plato me encanta!!!
Lo tengo entre mis recetas.
BEsitos!!!