8/3/08

Arroz blanco con marisco




1.- Receta y guiso.


El plato de hoy nace con la vocación de ser sano, y pasable para estómagos delicados, a veces estamos de una manera que no soportamos un sofrito de tomate, ajo y pimiento, o el azafrán que a veces se repite. Con lo cual hoy me he dispuesto a elaborar un plato fácilmente digestivo, pero con sabor al MAR que tanto me gusta.
Lo primero recordar que las almejas y las navajas hay que tenerlas en agua templada con sal y vinagre unas horas antes de cocinar para que suelten toda la arena, es conveniente cambiarle el agua una vez por lo menos.
En una cazuela ancha ponemos a hervir agua con sal, cuando arranque el primer hervor ponemos las navajas hasta que abran (apenas dos minutos) y retiramos. En la misma olla hacemos igual con las almejas y después con los langostinos, si es necesario añadiremos mas agua. Guardamos el caldo resultante que debe oler ya a gloria marinera!!. Sacamos la carne de las almejas y de las navajas y pelamos los langostinos. Picamos todos los bichos en trocitos pequeños y reservamos. En otra olla cocemos el arroz como ya expliqué en la receta "arroz con conejo y caracoles".
Limpiamos un calamar de potera , le quitamos la piel y lo troceamos también muy picadito. En una sartén con una gota de aceite y a fuego muy lento ponemos a cocer el calamar y cuando esté tierno agregamos las gulas, le damos un par de vueltas de rasera y agregamos el arroz y los bichos que teníamos reservados, lo mezclamos todo muy bien y a servir. Se puede tomar recién hecho, o frío, el sabor del arroz absorbiendo los sabores del marisco es una delicia, además de conseguir un plato muy sano y digestivo.


2. - Consejos.


Las navajas traen siempre mucha arena, es necesario lavarlas con conciencia (eso que tanto falta), las almejas a veces también y yo desde que descubrí la fórmula de agua tibia, vinagre y sal, llegan a la sartén perfectamente limpias.
Este arrocito blanco con marisquito hervido, aunque está pensado en un principio para estómagos delicados, es igualmente válido para estómagos de vaca, ya que es un plato exquisito donde el acompañamiento de un buen vino hacen la combinación perfecta para saborear primero y darse a la tertulia después entre buenos amigos ( que tontería los amigos siempre son buenos, si no, serían otra cosa).



No hay comentarios: