7/1/09

Fabada



1.- Receta y guiso
Las Fabes han de estar en remojo doce horas antes de comenzar el guiso, y luego pueden tardar en hervir de dos a tres horas, pero se puede ir comprobando si están hechas tomando una entre los dedos y apretando, si se deforma facilmente están listas.
En una buena olla ponemos las fabes y las cubrimos generosamente con agua, cuando comience a hervir bajamos el fuego al mínimo y dejamos cocer con mucha paciencia. Cuando las fabes estén tiernas pero no deshechas, o sea que les quede un puntito de cocción, añadimos el compango que será de morcilla y chorizo asturianos y tocino entreverado. Dejamos cocer unos minutos mas y añadimos el pimentón dulce, cuando las fabes estén en su punto probamos si es necesario añadirle sal y al gusto de cada cual ponemos o no, el compango ya le da un buen toque salado. Se sirve bien calentito y se acompaña con abundante vino que es este un plato fuerte y hay que mojar bien el estómago y si después alguien se atreve a ir a trabajar será todo un valiente.
2.- Consejos
Es muy importante que los productos sean asturianos auténticos, la fabe tiene que ser ancha y alargada y sobre todo de color blanco lo que nos delatará si son de temporada, cada vez es mas fácil encontrarlas en tiendas especializadas y vía internet es cuestión de buscar y comprar online. El compango compuesto de morcilla, chorizo y tocino han de ser asturianos igualmente porque tiene todo que ver para el óptimo resultado de este plato. Y muy importante el agua, que en Asturias es excelente pero en mi pueblo es demasiado dura y por eso siempre utilizo embotellada.
3.- Andaba yo con la mente en mis cosas...

... y recordé la primera vez que vi el mar cantábrico, tenía veintipocos años y estaba poco viajado cuando todavía en la provincia de Santander por la carretera (que entonces no era autovía) dirección oeste hacia Asturias vi unas vacas inmensas de color canela bebiendo agua del mar, no me lo podía creer aquella imagen me pareció tan surrealista, luego lo comprendí todo cuando pude comprobar el tremendo efecto de las mareas en el Mar Cantábrico y como el pasto llega hasta la misma arena de la playa. Para un mediterráneo que no ha visto una marea en su vida y además almeriense que lo de los prados verdes como que no fue una imagen que no olvidaré nunca. El resto de Cantabria y Asturias y sus gentes tampoco es fácil olvidar.

5 comentarios:

euberz dijo...

Esta fabada tiene muy buena pinta.
Me ha gustado el comentario que has hecho de las vacas. Curiosidades de vida.
Saludos. Eu.

Miguel dijo...

Gracias eu, me alegro de saludarte. Tienes razón en lo de curiosidades, otro dia contaré lo de las luciérnagas en Asturias.

Anónimo dijo...

He llegado a tu blog buscando la receta del ajoblanco, que voy a hacer hoy por primera vez, (a ver qué tal me sale, aunque no pones las cantidades), y me he llevado la sorpresa de que vives en Aguadulce, igual que yo. Seguiré visitando tu página, y algún día podemos quedar para hablar de platos, y de lo que sea. Saludos

Encarna dijo...

Me he dado cuenta que he salido como anónima, y eso es de mala educación, pero no sé cómo ponerlo de otra manera. Lo dicho, que ya me seguiré pasando por aquí

Miguel dijo...

Hola Encarna, muchas gracias por tu visita y vuelve siempre que quieras, será un placer tenerte por aquí.
Nunca pongo las cantidades de los ingredientes porque yo rara vez las uso para cocinar, estaría mintiendo si las pusiera y las pocas veces que lo hago si que las publico. Escribo según hago y estoy seguro que a ti el ajoblanco te saldrá riquisimo si lo haces simplemente como a ti te gusta saborearlo.
Besos,
Miguel