22/11/09

Costillas a la miel


1.- Receta y guiso.

El sabor agridulce no es exclusivo de la cocina asiática ni mucho menos, allá donde haya colmenas y se críe miel saben dar de este producto maravilloso buena cuenta. A mi me encanta en una tostada con aceite de oliva o con leche caliente y un puntito de brandy para dormir cuando estoy acatarrao, pero también acompañando a todo tipo de guisos principalmente a carnes. Vamos con el arreglo: Picamos un par de cebollas y zanahorias en juliana, también un ajo bien picadito y pochamos en una sartén con poco aceite. Cuando la cebolla claree apartamos y reservamos, en ese mismo aceite vertemos dos o tres cucharadas de miel de abeja con un chorrito generoso de brandy y un poco de ketchup, removemos hasta hacer una salsa no muy espesa. Preparamos una fuente de horno untada con manteca de cerdo y la tenemos a 150º unos diez minutos, ponemos entonces la juliana en el fondo a modo de sabana y encima colocamos las costillas de cerdo previamente salpimentadas y dejamos cocer en el horno sin cambiar la temperatura otros diez minutos. Agregamos el mejunje, que tiene que oler a gloria bendita, a las costillas por encima y subimos un poco la temperatura del horno hasta obtener un tono doradito que ayudaremos a conseguir poniendo el grill al final. La mezcla de la juliana con los aromas de la salsa de miel le confiere a este plato un sabor exquisito, así que, a comérselo todo con un buen vinico de la tierra.

2.- Consejos

Para este plato he utilizado una miel de abeja que me agencié recientemente del pueblo de Válor en nuestra querida alpujarra, es impresionante el sabor, y es la miel que utilicemos la que le va a conferir la gama de sabores y aromas, por lo tanto cuanto mejor...mejor!

3.- Andaba yo con la mente en mis cosas...

...y como en tantas ocasiones recordaba a mi querida tía Anica que era adicta a la miel aunque su diabetes crónica se lo prohibiera, murió con 88 años y siendo la persona mas buena y mas dulce que jamás he conocido, quizás tanta miel endulzara su ya tan buen carácter. El vivir con ella tantos años desde muy niño me aficionó a este maravilloso producto que siendo yo poco goloso en general, sin embargo con la miel me pierdo...cuantos resfriados me quitó a base de miel con leche caliente y coñá como decía ella.
 

2 comentarios:

graciela dijo...

Hola Miguel he pasado por aquí de paseo por este continente a través de enlaces ni sé como aterrizé pero me gustó mucho hacerlo. Me parece genial cuando encuentro cocina realizadas por hombres, y tu espacio es más que interesante, con enlaces muy interesantes también ya que me encanta todo lo que abra la mente para bien. Tambien me gustaron las fotos ¡cuanta cultura hay allí en nuestra Madre Patria!. Te invito a que conozcas algunos sabores y aromas argentinos para innovar en la cocina me encontrarás en www.recetasdecocinaaromasdemama.blogspot.com y para distenderse un poco en www.contame1cuento.blogspot.com hasta pronto

Miguel dijo...

Eres muy amable Graciela, me he dado una vuelta por tu blog y es muy chulo ó macanudo que significa mas o menos lo mismo, espero aprender de vuestra cocina y muchas gracias por lo de las fotografías, mil besos desde la madre patria.