6/3/10

Lasaña de berenjenas



1.- Receta y arreglo.

Cortamos la berenjena en rodajas finas y la dejamos reposar en papel de cocina con sal gorda para que suelte la acidez. En un paila hacemos un sofrito con cebolla, pimiento y ajo. Cuando la cebolla empieza a clarear agregamos el calabacín cortado en daditos, esperamos un par de minutos y añadimos el tomate triturado, salpimentamos al gusto de cada cual y dejamos freír hasta conseguir un pisto. Por otro lado preparamos la bechamel con cebolla, sí esto es raro pero sale muy rica, en una olla pochamos media cebolla muy picadita con mantequilla y cuando empiece a cambiar de color agregamos maizena y removemos hasta que la harina coja color pero sin dorarla mientras en otro cazo ponemos leche a hervir y cuando arranque la vertemos sobre la cebolla con maizena, retiramos todo del fuego y con una pala removemos un buen rato hasta dejar la bechamel sin grumos, ponemos sal y una pizca de nuez moscada molida y reservamos.
Las láminas de pasta las hervimos en agua con muy poca sal y una hoja de laurel, cuando su forma empiece a cambiar las sacamos con mucho mimo y ponemos la primera - en una fuente de horno - sobre una base de bechamel, encima de la lamina vertemos el pisto mezclado con parte de la bechamel y las rodajas de berenjena crudas y limpias de sal gorda, siguiente lámina con mezcla de pisto con bechamel y las rodajas de berenjena y así hasta construir los pisos que queramos poner. Y por encima de la última lámina de pasta vertemos el resto de bechamel sola con queso rayado. Metemos en el , precanlentado unos minutos antes a 160 grados y vigilamos hasta que su aspecto den ganas de meterle el diente desde fuera del cristal del horno, entonces abrimos (no antes, muy importante) dejamos salir un poco el vapor y encendemos el grill para tostarla un poco. Servir acompañada de un buen vino tinto y a comer bien calentita.

Me encanta en este plato la mezcla de texturas principalmente la berenjena que suele quedar menos hecha y la notas al masticar, pero es muy peligroso porque suele quedar ácida y los ardores te pueden dar una muy mala tarde, así que tenerla con unos granos de sal gorda durante media hora antes de cocinarla es obligatorio. En este caso la he hecho solo con pisto pero también sale riquísima solo con la berenjena y carne picada. 

2.- ...andaba yo con la mente en mis cosas...

...y a cuento de tanta noticia sobre pederastia en la iglesia recordé mis años de internado en el seminario, corrían los años de la transición española y yo era un niño recién llegado a Granada con la suerte de tener una madre que tenía como compañeras de trabajo en el hospital a unas monjicas que graciosamente le indujeron a que me ingresara en régimen interno en aquel campo de concentración de niños con problemas de fracaso escolar y procedentes en su mayoría de la vega de Granada. Yo no recuerdo que allí hubiera abusos de carácter sexual - desconozco si los hubo en el periodo en el que yo estuve allí -, pero el maltrato psicológico era permanente. La mayoría de internos tenían mas edad de la permitida para el curso que intentaban aprobar, los curas todavía tenían ciertos privilegios con el ministerio de entonces y allí podían estar a pesar de haber rebasado la edad permitida, a cambio de semejante favor estos niños trabajaban gratuitamente las tierras de estos religiosos que eran bastas en su extensión y muy productivas lógicamente con esta mano de obra tan barata y tan sumisa. recuerdo levantarme al baño y divisar desde la ventana a mis compañeros de madrugada fumigando los cultivos con el frío tan terrible que sufre Granada en invierno, recuerdo la penosa comida que nos daban cada día y de como nos escapábamos al pueblo a comer a escondidas con el poco dinero que nos dejaban nuestros padres - salíamos a nuestra casa solo un fin de semana cada dos meses -, ya que también estaba muy castigado que nos pillaran con comida en las taquillas que nos dejara nuestra familia. Contaba con doce años y lo único que había hecho hasta entonces además de estudiar y aprobar fue jugar al fútbol, era un fenómeno y en el internado había unos cuantos niños y no tan niños muy buenos también, que nuestra mayor diversión era cuando jugábamos contra los curas viejos y barrigones machacarlos a patadas. Eso es lo que aprendí realmente, todo lo que consiguieron conmigo fue generar un sentimiento de venganza y odio hacia ellos desconocido hasta entonces para mi...y no me extraña nada todas las noticias que nos invaden sobre el comportamiento de estos Sres. con los menores, donde los únicos NO CULPABLES son los niños.



3 comentarios:

mar dijo...

Hola!! bienvenido a mi blog :) así conozco el tuyo qué bien! está genial y con mar de fondo que chulo me gusta. Esta receta me gusta mucho siempre me ha encantado. Seguire mirando :) he leido tu test q risa

Miguel dijo...

Hola Mar, gracias a ti por responder tan rápido. Por cierto, ¿sabías que tienes un nombre muy almeriense? la Virgen del Mar es nuestra patrona y aunque yo no soy muy religioso sí es cierto que me encanta el nombre de Mar.
Un saludo y gracias nuevamente

mar dijo...

gracias! aquí también es la patrona, la virgen del mar y ese día es fiesta, yo tampoco soy muy religiosa...bueno...más bien menos diez. Soy una roja jajaja. Hoy he hecho una sopa y se me ha olvidado la foto, bueno seguiré mirando tu blog, no tienes dulces? igual es que no los he visto.