26/6/10

Patatas con pollo al horno

 

1.- Receta y guiso

Aunque este post entra en la categoría de recetas de carne, lo cierto es que el verdadero protagonista es la patata. Poco voy a descubrir yo sobre este tubérculo que no se haya dicho ya, tan sólo que en el delta del río Andarax en la zona este de la capital de Almería todavía queda algún romántico que sigue cultivando unas maravillosas patatas como hace mas de 40 años antes de que llegaran los invernaderos y el inevitable ensanche urbano de la capital. Pues ahí, rodeado de plastico y ladrillo todavía conserva un trocito de huerto mi amigo Manolo que me ha regalado unas patatas que saben a gloria y me he decidido a guisarlas sabiendo de su maravillosa capacidad de absorver sabores como ningún otro alimento (bueno sí, el arroz).
Así que vamos con el arreglo: Preparamos unos contramuslos de pollo limpios pero con su piel y las patatas igualmente y cortadas en rodajas y las disponemos en una fuente de horna untada con manteca, precalentamos el horno a 200º unos diez minutos y  minetras hacemos un majao en el mortero machacando ajo entero con pimiento seco hervido previamente, clavo molido, comino, sal gorda y un chorrito de aceite hasta conseguir un mejunje espeso con el que untaremos el pollo y las patatas. Metemos en el horno a 160 grados hasta que la patata esté tierna al pincharla con un tenedor y entonces estará listo para dar buena cuenta de este sencillisimo pero exquisito arreglo. Eso sí acompañado con un vino al gusto de cada cual, para mi el del país bien fresquito.

2.- Consejos

Cualquier salsa le puede ir bien a este plato, a mi me encanta esta que he hecho sobre todo porque en vez de cortar el ajo lo machaco con el almirez empujando con fuerza y al mezclarlo con el resto de condimentos queda como una pasta muy aromática que la patata absorve maravillosamente.

3.- ...andaba yo con la mente en mis cosas...

...y me podía imaginar la Almería de hace 40 o 50 años donde la vega empezaba en lo que hoy es la mitad de la ciudad. Entonces, con sus pequeños huertos de lo que hoy se denomina agricultura ecológica, pequeños huertos que quitaban el hambre en una época penosa de España, la posguerra. Hoy Almería es una ciudad moderna donde vivir es muy agradable, a pesar de no estar exenta de los problemas lógicos de nuestros tiempos, donde ya no quedan huertas salvo algún romántico como he dicho al principio, si que hay barriadas inmensas hasta el mismo Cabo de Gata dedicadas al cultivo bajo plástico donde se produce el mas preciado y famoso producto de nuestra tierra, el Tomate Raf, carísimo y exquisito, pues este producto se cultivaba igualmente que las patatas de esta entrada, en la vega de Almería y sobre tierras áridas y arenosas en el delta y ribera de un río seco, el Andarax...decían lo viejos aquello de " Andarax, Andarax y nunca te mojaras "

2 comentarios:

Gloria dijo...

Que buenooooo!!! yo es que el pollo....en la cabeza de un tiñoso,como decia mi yaya jajaja.
Me alegro de verte Jorge.
Un beso.

Miguel dijo...

Yo a ti también Gloria y gracias por rebautizarme...aunque Miguel me sigue gustando Jorge no está mal
Besossss